Verónica Pérez

VERÓNICA PÉREZ (Zaragoza, 1980). Directora, pedagoga y actriz de Zaragoza afincada en Madrid dónde desarrolla su actividad profesional desde 2004.

Comenzó su formación en la EMTZ de Zaragoza y se especializó posteriormente en pedagogía Lecoq en la escuela de Mar Navarro y Andrés Hernández. Su búsqueda de una visión creativa que aunara distintas perspectivas y disciplinas artísticas le llevó a investigar en lenguajes diversos: técnica Chekhov con Victoria Di Pace, Danza contemporánea con Iris Muñoz, Método de las acciones físicas con Raúl Serrano en la Escuela de Teatro de Buenos Aires, y dirección escénica con Marcelo Díaz.

La necesidad de contar historias con una perspectiva propia la llevó a formar la compañía Miraclaun Teatro con Lourdes León (Teatro TNT/Atalaya) en la cual ejerció labores de dirección, dramaturgia, producción, distribución así como de actriz en los espectáculos La última mirada, Una serie de dichosas desdichas, Oliver Twist y Momo. Durante su trayectoria profesional ha trabajado y colaborado con directores y compañías como Paco Ortega, Rafa Campos, Mariano Anós, Carlos De Matteis, David Navarro, David Areces, Alfonso Palomares, Producciones Valldum, Ganas Teatro, Producciones Paspartú, Mayrit Studio, La Cubana y Trance Express.

En la actualidad forma parte del equipo del Teatro Plot Point Artespacio en el cual ha dirigido los últimos montajes de la compañía Plot Point Junior: Los mosqueteros del rey, La vida es bella, Romeo y Julieta, Menage a Trois, y codirigido y coreografiado Baby Rock. También es actriz en los espectáculos Mi padre, Sabina y yo, Cuestiones con Ernesto Che Guevara y Cállate y Bésame. Además es profesora en la formación regular de actores y actrices de la Escuela del mismo teatro.

Desde 2018 colabora con Montajes en el Abismo, tanto como actriz en el espectáculo Cumbre Mundial como directora en Optometría Violeta.

En las propuestas de Verónica Pérez se aúnan el entretenimiento y el compromiso social y personal con un público diverso que puede disfrutar de un teatro de calidad sin necesidad de un bagaje teatral o artístico de élite, en la creencia de que es posible un arte para todos y todas.