Nota del Autor

Decía Tom Clancy que la diferencia entre realidad y ficción estriba en que la segunda tiene mayor sentido. Esta obra se empezó a escribir desde la realidad, el día que perdí un avión a Cuba hace poco más de un año. A partir de ahí comenzó la búsqueda de una ficción que diese explicación a aquellas horas tan extrañas, aquellas que ya no entraban en el guión: las que hay que pasar juntos después de haberse despedido.

Esta ficción tuvo primero forma con una obra de quince minutos que tuve el placer de vivir con las actrices Giovanna Torres y Olga Morla. Pero aún necesitaba más ficción. Más sentido que explique el vacío que queda cuando los patrones se rompen; cuando ya hemos hecho lo que se espera y no queremos reproducirlo de nuevo.

Una ficción con mucha comedia. Si se puede, siempre comedia. Reírnos como reí al verme inmerso en una despedida repetida. Reírnos porque sí. Pero en esta ocasión la tragedia también está presente. La tragedia de quien se da cuenta que no es capaz de hacer lo que realmente quiere. La tragedia de la vida que nos arrastra hacia donde no queremos ir.

Ojalá rían. Ojalá lloren. Ojalá disfruten al ver este trozo de realidad hecho ficción para que todos lo podamos entender.

Jorge Jimeno,
24 de octubre de 2013